Ir al contenido principal

Nuevo Año, Nuevo Comienzo...




Y te veo, amenazando con comerte la vida.
Dejando atrás los sueños, las esperanzas dormidas, 
de multitud de masas aglutinadas en las avenidas.
Y veo tu llegada, cargado de nuevas energías;
eres una luz que despierta a un  nuevo día.
Un nuevo año que nos renueva y aviva,
que nos dice que dejemos  la desconfianza,
la incertidumbre, la negligencia y la desidia.
Que hagamos posible, lo imposible;
que seamos mas acción y menos palabrería.
Que si no es posible detener el tiempo,
pero si correr al lado de él...
Que la vida no es vida si no reímos, lloramos,
amamos... si no tenemos finalidad!
Que la razón de que tu estés aquí,
es para darnos una nueva posibilidad.
Tan joven, tan fortalecido y vigorizante.
Es por eso que cuando entras por la puerta,
hacemos dieta, nos proponemos dejar de fumar,
hacer ejercicios, estudiar algo nuevo, o lo que sea.
Nos llenas de tu dinamismo y jovialidad.
Que desde el primer día, ese cuando nos abrazamos,
comemos uvas y corremos enmaletados.
Nos sentimos dueños del mundo y de la humanidad.
Pero, también hay quienes se quedan mirando al pasado,
quienes no pueden dejar de aferrarse a lo que ya no es.
Quienes lloran por los sueños perdidos, por los afectos,
por los que partieron, por lo que han sufrido.
Y a pesar de tu imponente presencia,
tu belleza y lozanía, se quedan prendados al abuelo que se va.
Mas, a esos que sus duelos no superan,
que se aferran a la barba del viejito que no volverá.
Que no es olvido, es vida nueva y si hay que recordar.
Recordar con amor y dicha, agradecimiento y paz;
Así como cada trescientos sesenta y cinco días;
llega uno y otro se va. 
Soltemos nuestros temores, nuestras aflicciones,  
nuestras penas y lo que no pudimos lograr.
Abracemos a este nuevo año, con esperanza, amor y humildad.
Gracias querido año nuevo por darnos una nueva oportunidad.
Misaida Córdova (Enero, 2015)




Comentarios

Entradas populares de este blog

El Amor en la Pareja.

Mirar tus ojos por vez primera
y sentir la emoción del primer abrazo,
recorrer tu cuerpo con las manos temblorosas
ver todo el  mundo en tu sonrisa.
Eso es el Amor...

Es difícil mantener en el tiempo esa primera emoción que creemos es el amor. Cuando conocemos a alguien la primera impresión que nuestro cuerpo experimenta es una simple atracción por el aspecto físico de la otra persona; existe un elemento en el conjunto que representa su cuerpo que nos gusta y nos hace sentir atraídos, nos produce una sensación de bienestar y confort. Este primer encuentro nos permite visualizar sólo lo externo de la otra persona, sus olores, su forma de hablar o reír y por lo tanto nos agrada y produce cierto placer. Al principio relacionamos esta sensación de placer con el amor y nos creemos "enamorados", embelesados por la apariencia que el otro nos trasmite. El amor en la pareja no es algo momentáneo o como muchos dirían "amor a primera vista". Esto es sólo atracción.  Cuando establecem…

Estereotipos de Belleza de la Nueva Era

"Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos" (El Principito)


En estos días, revisando algunos post publicados en las redes sociales, alguien subió una imagen de una mujer de talla grande abrazada a su pareja un chico bastante atlético, con la siguiente frase:
"No hay nada más bonito que tu pareja te acepte como eres, que te valore y no le de pena salir contigo ese es un amor verdadero, no ese que te hace críticas y se avergüenza de ti, si tu pareja te critica es porque no te merece, y tú te mereces alguien que te acepte y ame como eres"

Como es de esperarse, el publicado no tardó en hacerse centro de un caluroso debate sobre el ideal de la belleza femenina. Incluso hubo personas, sobre todo mujeres, que más que debatir (defender un punto de vista o idea) se dedicaron a criticar y menospreciar el aspecto físico de la joven en la imagen.

¿Pero quién decide sobre lo que es perfecto o no?
Según la web, define el "Estereotipo como la perce…

Sobreviviendo Al Síndrome de West

El inicio de una nueva vida, un nuevo sistema, un nuevo comienzo. Nadie sabe lo que le espera después de recibir la noticia; un diagnostico que te transforma el alma, que te cambia por completo. Jamás podré olvidar ese momento para el que no fui preparada.

Tener un hijo puede ser una gran bendición y siempre será una alegría para la familia. Pero también una gran lección.
Apenas supe que estaba embarazada pasado los primeros tres meses de gestación. Con ya cumplidos mis treinta y nueve años, fue una gran sorpresa, sobre todo cuando no esperas, cuando no lo has planificado.
Pero ahí estaba yo, embarazada, acercándome a los cuarenta y sorprendida, pero feliz. Recibí esta nueva dicha por cuarta vez. Por supuesto, me puse rápidamente en control y me realizaron todo tipo de exámenes para verificar que todo estaba bien. Seguí la rutina médica que mi obstetra me indicó.
Cuando estaba en mi cuarto mes, me desperté muy cansada y con fiebre muy alta, mi marido me vio sorprendido, por la palidez…