Ir al contenido principal

Las Cinco Libertades de Virginia Satir

Feliz inicio de semana queridos bloggeros.

Para refrescarnos un poco sobre nuestra condición de ser humanos, únicos y esplendidos, perfectamente hechos a imagen y semejanza de Dios, quiero evocar a una mujer maravillosa en toda la extensión de la palabra y aunque me hubiera gustado conocerla y aprender mas de ella, admiro su trabajo y he leído mucho sobre su forma de ver la vida y comprenderla.
Ella es Virginia Satir, una trabajadora social y autora de muchos textos donde escribió sobre sus experiencias y aprendizajes obtenidos a lo largo de su carrera.
Una de ellas es la ponencia sobre las Libertades Humanas, un concepto hermoso sobre como el ser individual puede conectarse consigo mismo y con los demás, desde un enfoque sencillo y muy acertado.

Virginia Satir habla sobre las cinco libertades que toda persona tiene y estas son:

La libertad de ver y oir lo que hay, en lugar de esperar lo que debería ser, lo que era o lo que será.  Puede interpretarse como la libertad que tenemos de vivir el presente, ser observadores de las cosas de manera objetiva y verás; así como oírlas e interpretarlas… Existen individuos con visión y audición “selectiva”, es decir ven y oyen lo que quieren oir. Temen a enfrentarse a ciertas situaciones por miedo, por desconocimiento, por desinterés o porque les causa dolor.
Por otra parte, pierden su tiempo y su vida esperando algo que tal vez nunca llegue y por tanto, esa espera no lo deja vivir el presente.

La libertad de decir lo que siento y pienso, en lugar de decir lo que pienso debería decir. En la mayoría de los casos la gente siente temor de expresar sus verdaderos sentimientos y emociones, para no causar daños a terceros. Pero es recomendable hablar desde el corazón porque cada quien es libre de elegir su propio destino. Tener esa conciencia de que Yo Soy un ser individual y por lo tanto soy libre de sentir y expresarlo abiertamente. No de lo que “debo” decir, al final, nos convertimos en seres reprimidos, infelices y amargados.

La libertad de sentir lo que siento, en lugar de sentir lo que creo que debería sentir. Así como tenemos la libertad de expresar las emociones, somos libres de vivirlas y sentirlas. Muchos padres tienen la idea errónea que los niños no lloran y son obligados a tragarse sus lágrimas y su dolor. Todas las personas, hombres y mujeres, tenemos esa libertad. Si algo nos causa alegría, reírnos a carcajadas si nos provoca, así también con el dolor, llorar si es necesario. No solo porque es sano para el alma, sino que nuestro cuerpo físico lo agradecerá como seres integrales (alma, cuerpo y mente) es ciencia, ya sabemos que reprimir los sentimientos es la causa de muchas enfermedades del cuerpo y por lo tanto debemos secarlas al exterior para mantenernos en equilibrio emocional, físico y espiritual.

La libertad de pedir lo que quiero, en lugar de esperar el consentimiento ajeno. Somos libres de decir qué y cómo quiero las cosas. Es mi libertad de escoger lo que quiero ser en la vida. Muchos se estancan en trabajos, relaciones, oficios, etc. Porque necesitamos la aprobación de los demás… Tenemos temor de tomar nuestras propias decisiones por miedo al qué dirán o por no asumir responsabilidades en caso de que no sean las correctas… La toma de decisiones, es lo que nos da la garantía que ya crecimos y maduramos y por lo tanto asumimos las consecuencias de nuestros actos.

La libertad de correr mis propios riesgos, en lugar de conformarme con la seguridad. Finalmente, llegamos al meollo del asunto. Nadie quiere correr riesgos y preferimos acurrucarnos en una zona de confort perenne por miedo a ser dañados, a fracasar o por comodidad.

Al reflexionar sobre las libertades humanas de Satir, todo concluye en el Miedo. Ese miedo que paraliza y no te deja ser completamente libre y autónomo. Que solo se logra con madurez y auto respeto.

Ser libres no significa dañar a otros tomando decisiones que arrastren con la vida de los demás, sino entender que tenemos esos derechos inalienables y que son nuestros desde el mismo momento en que somos concebidos. Comprender que no son tuyos o mio; son de todas y cada una de las personas que existen y así como podemos ejercerlos con libertad, los demás también tienen ese derecho.

Virginia Satir
Conexión con uno mismo y con otros.

Concédete el permiso y la libertad de conectarte íntimamente
con cada una de tus partes; con todas tus partes.
Siéntete como eres: libre de tener opciones; libre de usarlas libre y creativamente.  Acepta y reconoce que lo que hayas hecho en el pasado fue lo mejor que pudiste hacer con tus conocimientos de entonces. Tus acciones reflejaron tu conciencia. Y mientras avanzas aceptando y con interés por profundizar tus conocimientos de ti mismo y del mundo estarás haciendo mejores conexiones con tus partes interiores y mejores conexiones en tus vínculos con los demás. Estarás mejor conectado contigo mismo y en medio de esta conexión adulta, amorosa y productiva podrás establecer conexiones más sabias y productivas con el mundo que te rodea.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Amor en la Pareja.

Mirar tus ojos por vez primera
y sentir la emoción del primer abrazo,
recorrer tu cuerpo con las manos temblorosas
ver todo el  mundo en tu sonrisa.
Eso es el Amor...

Es difícil mantener en el tiempo esa primera emoción que creemos es el amor. Cuando conocemos a alguien la primera impresión que nuestro cuerpo experimenta es una simple atracción por el aspecto físico de la otra persona; existe un elemento en el conjunto que representa su cuerpo que nos gusta y nos hace sentir atraídos, nos produce una sensación de bienestar y confort. Este primer encuentro nos permite visualizar sólo lo externo de la otra persona, sus olores, su forma de hablar o reír y por lo tanto nos agrada y produce cierto placer. Al principio relacionamos esta sensación de placer con el amor y nos creemos "enamorados", embelesados por la apariencia que el otro nos trasmite. El amor en la pareja no es algo momentáneo o como muchos dirían "amor a primera vista". Esto es sólo atracción.  Cuando establecem…

Estereotipos de Belleza de la Nueva Era

"Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos" (El Principito)


En estos días, revisando algunos post publicados en las redes sociales, alguien subió una imagen de una mujer de talla grande abrazada a su pareja un chico bastante atlético, con la siguiente frase:
"No hay nada más bonito que tu pareja te acepte como eres, que te valore y no le de pena salir contigo ese es un amor verdadero, no ese que te hace críticas y se avergüenza de ti, si tu pareja te critica es porque no te merece, y tú te mereces alguien que te acepte y ame como eres"

Como es de esperarse, el publicado no tardó en hacerse centro de un caluroso debate sobre el ideal de la belleza femenina. Incluso hubo personas, sobre todo mujeres, que más que debatir (defender un punto de vista o idea) se dedicaron a criticar y menospreciar el aspecto físico de la joven en la imagen.

¿Pero quién decide sobre lo que es perfecto o no?
Según la web, define el "Estereotipo como la perce…

Sobreviviendo Al Síndrome de West

El inicio de una nueva vida, un nuevo sistema, un nuevo comienzo. Nadie sabe lo que le espera después de recibir la noticia; un diagnostico que te transforma el alma, que te cambia por completo. Jamás podré olvidar ese momento para el que no fui preparada.

Tener un hijo puede ser una gran bendición y siempre será una alegría para la familia. Pero también una gran lección.
Apenas supe que estaba embarazada pasado los primeros tres meses de gestación. Con ya cumplidos mis treinta y nueve años, fue una gran sorpresa, sobre todo cuando no esperas, cuando no lo has planificado.
Pero ahí estaba yo, embarazada, acercándome a los cuarenta y sorprendida, pero feliz. Recibí esta nueva dicha por cuarta vez. Por supuesto, me puse rápidamente en control y me realizaron todo tipo de exámenes para verificar que todo estaba bien. Seguí la rutina médica que mi obstetra me indicó.
Cuando estaba en mi cuarto mes, me desperté muy cansada y con fiebre muy alta, mi marido me vio sorprendido, por la palidez…